Las universidades nacionales se actualizan para adaptarse a la pandemia

Las casas de altos estudios de todo el país comenzaron en los últimos días a dictar clases a través de plataformas online para sostener la cursada durante el aislamiento. Especialistas puntualizan los desafíos y problemas de esta modalidad.

Las universidades nacionales de todo el país comenzaron en los últimos días a dictar clases a través de plataformas online para sostener la cursada a pesar del contexto de pandemia y acatando el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el gobierno nacional, a pesar de que la adaptación a las nuevas formas genera desafíos y problemas, según explican los especialistas.

Para llevar adelante este procedimiento que involucra a docentes y estudiantes de todo el país, profesores de cada provincia fueron capacitados para adecuar sus clases a los procesos de enseñanza y aprendizaje que demanda la modalidad online.

La continuidad pedagógica en la virtualidad implica un retroceso a nivel de intercambio, según relata a Télam la profesora de profesores Rosana Perrotti, magíster en Educación y docente de la Universidad Nacional de Luján (UNLu). La especialista resalta que “siempre la enseñanza presencial y el diálogo son necesarios”.

“El traspaso a la virtualidad genera que la cursada se vuelva más enciclopedista y en la mediatización algo se pierde: hay problemas en la interpretación de los mensajes y en la escritura académica”, agrega e indica que, asimismo, se genera una pérdida del contacto con los ingresantes, quienes más acompañamiento necesitan en la primera época del año.

La conectividad es uno de los problemas centrales. Perrotti relata que en la UNLu existía una plataforma virtual, pero como espacio de comunicación general y para entrega de trabajos; por eso “las redes sociales sirvieron de canales alternativos para acercar las clases a los alumnos”, dice.

La combinación entre la vida académica y laboral es otra de las problemáticas. “Muchos estudiantes tienen trabajos precarios y no cuentan con los dispositivos necesarios para cursar. Esto desalienta y genera deserción. Los equipos docentes, a pesar de los escollos, trabajan para encontrar soluciones y poder continuar”, concluye la experta.

El espectro es amplio. Martín López Armengol, vicedecano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), contó a Télam que allí también ya tienen implementadas las clases online. “Por cuestiones culturales y generacionales, hubo más dificultades con la conexión de docentes que de alumnos, quienes no tienen estas dificultades”, explicó el docente, que considera que están llevando adelante “satisfactoriamente el inicio de cursada”.

La UNLP diseñó y puso en marcha en tiempo récord el “Programa de Apoyo a la Educación a Distancia para Facultades y Colegios en el contexto de la epidemia Covid-19”, que comenzó a funcionar el 16 de marzo; mientras que la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) potenció el uso de entornos digitales en sus 30 facultades regionales.

El profesor Antonio Mangeoni, docente de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), destacó que hicieron “acuerdos con las y los estudiantes sobre el ritmo con el que vamos a trabajar, qué tipos de encuentros vamos a tener, cuál es la mejor forma para ellos y ellas también, de qué manera quieren recibir el material”.

“Si bien ponemos vencimientos para las entregas, somos flexibles, porque entre otras cosas, uno no conoce la situación que atraviesa cada estudiante en su casa, desde las logísticas de estructuras, hasta las personales”, afirmó Mangeoni y resaltó que hasta ahora el proceso va por buen camino.

Esta universidad cuenta con un canal web dedicado a la producción de material para las asignaturas netamente prácticas, contó su directora, Silvina Chávez, a Télam.


Las aulas virtuales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) están disponibles desde el 2017 para clases de consultas, aunque su tráfico aumentó un 600% luego del aislamiento preventivo. Además, los docentes pudieron tomar exámenes de ingreso de forma virtual.

Por su parte, la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) cuenta con el Campus Bimodal, informaron fuentes académicas, que destacaron, asimismo, el compromiso del cuerpo docente en la continuidad del proceso de enseñanza y aprendizaje; mientras que las autoridades de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu) dijeron a Télam que este “es un proceso que cuesta, pero funciona”.

View image on Twitter
  
 Más de 100 cátedras de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) dictan clases virtuales y la capacidad operativa de la web fue incrementada. El calendario académico será adaptado a los tiempos de la emergencia sanitaria.

Por su parte, funcionarios y administrativos de Universidad Católica de Santiago del Estero (UCSE) trabajan para dar inicio a las clases a través de la plataforma UCSE (SEMUCSE) en todas sus sedes (Santiago de Estero, San Salvador de Jujuy, Rafaela y Buenos Aires).

El dictado de clases en todas las facultades de la Universidad Nacional del Comahue (UNCO) cuenta con un plataforma educativa en la que se cargan los contenidos de cada materia para de esa forma dictar clases online; y algo parecido sucede en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), cuya matrícula supera los 50.000 estudiantes y cuenta con más de 5.000 docentes, que dispuso la obligatoriedad de las clases virtuales en el tiempo que dure el aislamiento.

Fuentes de la UNNE señalaron que el incremento en el tráfico generó dificultades técnicas y los obligó a recurrir a alternativas, mientras que en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) estiman “que las clases virtuales comiencen a desarrollarse en los próximos días”.


Los cursos del Campus Virtual de la UNC ya tienen más de 60 mil alumnos
El Campus Virtual continúa recibiendo una fuerte demanda de alumnos interesados en realizar algunos de los 28 cursos gratuitos y en línea. Hasta este lunes, ya eran 61.000 los inscriptos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *