All posts by admin

Otra iniciativa argentina: Primer Foro Mundial de Protocolo, Comunicación e Imagen

Dos cordobeses y dos porteños se pusieron hombro la titánica tarea de levar a cabo el Primer  Foro Mundial de Protocolo, Comunicación e Imagen. V alor agregado es que lo realizó de forma íntegramente virtual en medio de la Pandemia Covid19. 

En un marco diferente surgió el Primer Foro Mundial de Protocolo, Comunicación e Imagen, bajo la organización de Cristian Baquero, Diego Monasterio, Lisandro Montero y Francisco Caligiuri.
En el transcurso de los tres días asistieron más de quinientas personas por día, a las dos salas habilitadas para las disertaciones y ponencias de cerca de 90 expositores de 35 países de los diferentes continentes, entre los que estuvieron: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Ecuador, Venezuela, Chile, México, Guatemala, Estados Unidos, Honduras, Austria, Países Bajos, Italia, España, Rusia, Libia, Angola, India, Hungría, Singapur, Egipto, Bélgica, Uruguay, Colombia, Perú, Portugal, Tanzania, Guinea Ecuatorial, República Dominicana y Panamá.

El Foro que nos sorprendió a todos, por Fernando Ramos 

El lema: “Un nuevo Mundo, un nuevo Protocolo”
Algunos conceptos de los organizadores:
Cristian Baquero: “El protocolo, la comunicación y la imagen son elementos claves en la interacción de la sociedad global contemporánea. La red social requiere cada día nuevas adecuaciones y formas de visualización, no solo en el trato interpersonal sino en las relaciones de los Estados con el motor productivo, al igual que la relación bilateral y multilateral entre los países”.
“A lo largo de las jornadas percibimos un aumento en la demanda de la gente en conocer temas inherentes al Protocolo, la Comunicación, la Identidad y la Imagen. El Foro fue tras ello. Marcó un antes y un después en lo que refiere a la organización de este tipo de eventos”.

Diego Monasterio: “se inicia un nuevo tiempo, un nuevo escenario. El #FMPCI ha demostrado ser un conversatorio a nivel mundial, con destacados / as profesionales, donde el análisis sobre la gestión protocolar, la comunicación organizacional y la cultura e identidad fue el eje central de un encuentro único ”.

Lisandro Montero: “Tuvimos la fortuna de conformar un equipo que se articuló perfectamente. Eso fortalecerá una buena idea con otra mejor, producto del trabajo sincero y colaborativo y, por otro lado, nos vendrán también neutralizar las contingencias trabajando en conjunto para no perder el foco de nuestros objetivos. La experiencia fue maravillosa. Somos cuatro relacionistas públicos’s que nos especializamos en organización de eventos y ceremonial y protocolo, y percibimos la necesidad de ofertar algo distinto; algo grande, abarcativo y superador. Nos respondieron todos: universidades, asociaciones profesionales, figuras consagradas en cada una de las áreas propias del Foro Mundial y, por sobre todas las cosas, la gente; los participantes. Hemos superado nuestras expectativas y estamos profundamente agradecidos.
Durante tres días, empezamos temprano a la mañana y terminamos muy tarde a la noche. La última conferencia del día indicaba el fin de la jornada formal y el inicio de otra distinta. En forma voluntaria quienes deseaban poder loguearse en la sala que nos permitieron tener todas las cámaras prendidas, y ahí generamos una magia adicional. Conversamos de la vida, escuchamos anécdotas, proyectamos ideas, nos conocimos y nos quedamos con ganas de volver a vernos. En un momento me encontré participando de una conversación entre un destacadísimo referente del Protocolo mundial, como lo es el doctor Fernando Ramos Fernández y una de mis alumnas de la Universidad. Y me emocioné. Pensaba en lo valioso de ese espacio. Una tertulia descontracturada en la que jóvenes estudiantes y grandes referentes departen amenamente, sonríen y aprenden. En ese momento, aquella jovencita estaba hablando, de tú a tú, con el autor de varios de los libros con los que estudiaba… sin presiones, sin compromisos, sin tiempos. Un espacio voluntario de interacción genuino y fraterno ”.
Francisco Caligiuri: “No tengo ninguna duda de que Argentina, a partir desde encuentro, ocupará un importante lugar en el mapa del Protocolo Mundial, han participado naciones como la árabe, países de la Unión Africana como así también de incontables asociaciones, universidades y entes oficiales del hemisferio norte”.
“El Foro Mundial nos dejó como mensaje que vale la pena buscar activamente nuevas formas de alianzas, el mundo no tiene 90 sino 360 grados. Creo que a partir de lo tratado en el foro y las propuestas recibidas es constituir, afianzar y perfeccionar este espacio que ha nacido para toda la sociedad”.

Algunos avales:
Instituto Tecnológico Los Andes (Ecuador), Primer Instituto Paraguayo de Estudios de Protocolo y Ceremonial, Universidad Nacional de Córdoba, Universidad Salesiana, Universidad Argentina John F Kennedy, Universidad Europea Miguel de Cervantes, Sociedad de Estudios Institucionales (España), Accademia di San Pietro (Italia), Compagnia della Croce Reale (Italia). Consulado General Honorario de India, Cuerpo Consular Córdoba

 

Arranca del Foro del Fomento a la Lectura de la Fundación Mempo Giardinelli

El foro organizado por la Fundación Mempo Giardinelli en la ciudad de Resistencia (Chaco) se celebrará de manera virtual entre el 19 y el 21 de agosto bajo el lema “Leer en tiempos de incertidumbre”.

Por Marina Sepúlveda (Télam).

Con la participación de la ensayista francesa Michèle Petit, el colombiano William Ospina, el narrador cubano Leonardo Padura y las argentinas Mariana Enriquez y Gabriela Cabezón Cámara, entre otros, entre el 19 y el 21 de agosto tendrá lugar el 25º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura bajo el lema “Leer en tiempos de incertidumbre”.

El Foro, que cumple 25 años, es organizado por la Fundación Mempo Giardinelli en la ciudad de Resistencia (Chaco) y en esta edición se celebrará de manera virtual durante tres días en los que se desplegarán conferencias magistrales, mesas de debate, talleres simultáneos y tertulias literarias con especialistas en pedagogía, escritores, docentes, bibliotecarios, editores, e investigadores de una docena de países.

La iniciativa surgió en 1996 para “plantar la semilla del deseo de leer” y “la pasión por la lectura”, haciendo eje en la educación, el fomento de la lectura, la divulgación de la literatura y el desarrollo cultural, como parte del trabajo que realiza la entidad sin fines de lucro.

En esta edición, las conferencias magistrales -una por cada día del foro- comenzarán con la investigadora Michèle Petit sobre “Leer (o no leer) en tiempos de pandemia”, seguida por el escritor, novelista y guionista cubano Leonardo Padura bajo el tema “Leer y escribir la Historia” y por último la del escritor, periodista y autor de “El país de la canela”, William Ospina, titulada “El fuego y el olvido. El libro en tiempos peligrosos”.

Para la elección de los disertantes y talleristas, los organizadores convocaron a “personas que en sus obras y en trabajos docentes ya ahondaron en búsquedas acerca del rol que la lectura, la creación literaria, las políticas educativas y culturales tienen en momentos decisivos para la humanidad”, destaca el escritor Mempo Giardinelli en diálogo con Télam.

Entre los participantes se encuentran: Silvia Castrillón (Colombia), Eliana Yunes (Brasil), Carlos Skliar (Argentina), los escritores Gabriela Cabezón Cámara, José Ovejero (España), Gioconda Belli (Nicaragua), Graciela Bialet, Ellen Duthie (Reino Unido), Pablo Bernasconi, Mariana Enriquez, Liliana Heker, Eric Nepomuceno (Brasil), Guido Rodríguez Alcalá (Paraguay), Socorro Venegas (México), Jorge Accame; y los poetas españoles Mariángeles Pérez López, Luis García Montero y Fernando Operé, entre otros.

Para esta ocasión, explica Giardinelli, “esperábamos hacer una gran fiesta que celebrara 25 años de reflexión y construcción de sentido en materia de pedagogía de la lectura, el derecho a leer, mediación y educación lectora, que es lo que venimos haciendo desde 1996. Eso nos permitió recibir en el Chaco a centenares de escritor@s, editor@s, académic@s y muy diversos intelectuales, con quienes fuimos construyendo una sólida cultura de la escucha y la conversación literaria en nuestra región”.

Hoy me produce una inmensa alegría al ver que es una propuesta imitada, continuada y valorada año a año por diversas instituciones, editoriales, colectivos y jóvenes fundaciones, pero la pandemia modificó los planes de festejo

MEMPO GIARDINELLI

En un principio habían decidido posponer el evento: “La verdad es que con la primera decisión yo me deprimí, pero también me quedé pensando alternativas, y la que surgió rápidamente fue la virtualidad. Que no es lo mismo ni lo será jamás, porque nuestros Foros convocan a varios miles de docentes, bibliotecari@s, estudiantes y autor@s de todos los géneros de la Argentina y de muy diversos países, y ese calor humano es irremplazable”, comenta.

Sin embargo, “en los últimos dos meses fuimos viendo que es posible habilitar un diálogo acerca de un momento de zozobra en la humanidad, y promover el pensamiento, aunque no estemos juntos físicamente y resignando el encuentro físico y la dimensión material de la lectura, que hoy queda más en relieve que nunca a fuerza de extrañarla. De manera que estamos felices de haber dado este paso, aunque las decenas de miles de personas de toda edad implicadas anualmente en los encuentros del Foro, esta vez serán algunos centenares, acaso un millar de almas, y todos en diálogo virtual compartiendo pasiones lectoras”, dice Giardinelli.

Los hoy numerosos ‘conversatorios’ son diálogos públicos que se han vuelto un modo paradigmático de la escena literaria y cultural virtual

MEMPO GIARDINELLI

Por otro lado, consultado sobre la adaptación a la modalidad virtual y la relación con los participantes, señala que “el Foro es una conversación que sostenemos desde hace 25 años con un público que ya abarca varias generaciones, y que se renueva y permanece, y así va enhebrando una conversación que se ha venido profundizando y a la vez volviéndose acción. Los hoy numerosos ‘conversatorios’ son diálogos públicos que se han vuelto un modo paradigmático de la escena literaria y cultural virtual, y nosotros nos sentimos cómodos en esa práctica porque tiene mucho en común con los encuentros anuales presenciales de tantos años”.

En referencia al lema de este año, “Leer en tiempos de incertidumbre”, y el posible correlato con uno previo, comenta que “se parece un poco al ´Leer en tiempos de crisis´ del Foro de 2002. Las circunstancias han cambiado pero el drama de la Argentina, también en lo cultural y educativo, no es tan diferente. Aquel 2002 y éste 2020 son momentos históricos en los que pensar juntos sigue siendo especialmente necesario”.

En cuanto al reto para la promoción de la lectura en estos tiempos, Giardinelli destaca que “es el de siempre, no se trata de organizar ´un evento´ que se quede solamente en eso, sino generar una experiencia real, y muy significativa, de lectura compartida que estimule a cada participante a leer y hacer leer con y a su entorno todo el resto del año”.

La industria y el comercio no deben ser determinantes del proceso lector de los pueblos

MEMPO GIARDINELLI

Por otro lado indica que “seguimos firmes en mantener que nuestro Foro no sea una feria de libros, dicho esto con todo respeto y afecto hacia las ferias, y a la vez convencidos de que la industria y el comercio no deben ser determinantes del proceso lector de los pueblos”, asegura.

Sobre el panorama actual de la lectura y escritura en estas circunstancias de emergencia sanitaria, donde se acentúan las desigualdades y a su vez hay más tiempo para escribir y leer en un “un mundo patas arriba”, el autor de “Santo oficio de la memoria” expresa que “todos y todas pasamos por diferentes etapas en el tiempo que llevamos de aislamiento”.

La experiencia no es homogénea, y por eso nos pareció que pensar, conversar y debatir esas diferencias puede llevarnos a descubrir la manera de que a pesar de la tensión y las dificultades materiales una gran mayoría pueda encontrar en la lectura las palabras que necesita para dar sentido a lo que pasa. Esta será la materia de trabajo del Foro que tenemos por delante”, concluye.

La inscripción al foro cierra mañana. Se puede consultar la información necesaria en https://fundacionmempogiardinelli.tiendup.com/ o escribir a forochaco@fundamgiardinelli.org.

Ciencia y Tecnología para recuperar el País en la pospandemia

La Agrupación Rolando García organizó un encuentro virtual para analizar las estrategias de vinculación y transferencia implementadas para enfrentar la pandemia y sobre qué aprendizajes se pueden aplicar a los desafíos que planteará el escenario posterior. De la charla participaron Fernando Peirano, titular de la Agencia I+D+i, y Sergio Romano, gerente de Vinculación Tecnológica del CONICET.

Por Matías Alonso (Agencia TSS)– El martes pasado se inició el ciclo de charlas virtuales de la Agrupación Rolando García “¿Qué posibilidades tiene el desarrollo científico tecnológico en la Argentina de hoy?”, con un encuentro en el que expusieron Fernando Peirano, presidente de la Agencia I+D+i, y Sergio Romano, gerente de Vinculación Tecnológica del CONICET.

La charla, que puede verse completa en este link, fue moderada por la doctora en Química Ana Clara Carro, quien sostuvo que “desde la Agrupación Rolando García discutimos en torno a la fuerte tradición ofertista de la comunidad científica nacional. Desde el campo de Ciencia, Tecnología y Sociedad se intenta correrse de esas lógicas lineales, que siempre subyacen en el diseño de las políticas tecnológicas o de innovación. El flujo de la información no debería ser unidireccional y tendría que incluir otras voces más allá de la comunidad científica”.

Durante el encuentro, hubo especial énfasis en la convocatoria del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, a través del Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19, que buscó financiar proyectos de investigación y desarrollo en el marco de la pandemia.

“Hoy lo digital nos permite ser más federales”, dijo Peirano, y Romano coincidió con que la virtualidad hizo que la ubicación de las oficinas tuviera menos importancia, por lo que se perdió un poco la centralidad de Buenos Aires, favoreciendo la federalización del sistema. “La virtualidad nos permitió tener un seguimiento más cercano de los proyectos y las oficinas de vinculación tecnológica de todo el país. Eso fue un aprendizaje muy importante y nos permitió estar más cerca de los investigadores. El CONICET tenía la costumbre de esperar a que el investigador viniera a pedir ayuda y hoy hacemos un seguimiento más personalizado. Tenemos un mapa con el estado de cada proyecto para poder empujarlo si se traba en algún punto”, sostuvo Romano.

“Tenemos que aprovechar esta pandemia para construir una nueva economía con una visión mucho más federal y será lo que discutiremos en la segunda parte del año”, sostuvo Peirano.
La emergencia planteada por la pandemia obligó a que la convocatoria para la presentación de proyectos tuviera que lanzarse en poco tiempo y también a presentar resultados muy pronto. En este sentido, Peirano afirmó: “Queremos una agencia que tenga dos miradas, en la que lo central sea dar financiamiento y certidumbre a los investigadores, grupos de investigación y pymes, pero en la que también un porcentaje de los fondos estén orientados a problemas más puntuales y la segunda convocatoria apuntará a la pospandemia”.

En cuanto a los caminos de innovación que podrían ayudar a desarrollar la economía del país cuando pase la emergencia actual, Peirano agregó: “Hay vectores desde los que podemos ayudar para desarrollar el país. Agregar valor en los recursos naturales, en especial en alimentos; en energía tenemos una transición energética en marcha por el paradigma socioproductivo que nos engloba; en la salud; y en lo ambiental, donde la ciencia y la tecnología tienen mucho para dar. También podemos aportar desde lo digital, y la Ley de Economía del Conocimiento es importante para eso. Así como hace 20 años se pusieron reglas claras para que surja un sector de software, ahora necesitamos reglas para que este sector se vincule con las máquinas, con el valor agregado y nuevos servicios. Ahí nos jugamos la construcción del futuro, de tener un país con oportunidades de inclusión y una economía sustentable. Tenemos que aprovechar esta pandemia para construir una nueva economía con una visión mucho más federal y será lo que discutiremos en la segunda parte del año”.

Con respecto al lugar que tomó la ciencia en la crisis sanitaria y económica, Peirano dijo: “Si la prioridad hubiera sido solo preocuparse por la economía, la ciencia no tenía nada que hacer”. En el mismo sentido, Romano explicó: “Este trabajo tiene que ver con la voluntad política de de dar una solución científica a la pandemia. Nos permitió acelerar algunos tiempos y queremos mantenerlo cuando pase la pandemia, porque se viene un desafío importante desde lo económico. Habíamos empezado con el plan de la lucha contra el hambre y será más importante cuando todo esto pase”.

“La OMS definió 64 productos esenciales para la lucha contra este virus, de los cuales la Argentina produce 63, menos guantes de látex se hace todo, desde kits de diagnóstico hasta respiradores y barbijos. Tener ciencia y tecnología es un plus que ayuda a solucionar el problema”, agregó Peirano.

“La virtualidad nos permitió tener un seguimiento más cercano de los proyectos y las oficinas de vinculación tecnológica de todo el país. Eso fue un aprendizaje muy importante y nos permitió estar más cerca de los investigadores”, dijo Romano.
A partir del 13 de julio –y hasta fin de agosto– se lanzará una convocatoria para financiamiento de empresas de base tecnológica (EBT) que puedan dar soluciones a problemáticas más generales y que tengan que ver con los cambios que trajo la pandemia, como distanciamiento físico, diagnóstico, dispositivos de protección personal y la digitalización en ámbitos como los de la educación, el trabajo y el comercio.

Desde la Gerencia de Vinculación Tecnológica del CONICET también se está pensando en cómo mejorar el diálogo entre investigadores y empresarios. Entre otras iniciativas, se anunciará un programa de pasantías de verano para que becarios puedan hacer sus aportes al sector privado o al de la administración pública, con el objetivo de mejorar la dinámica entre estos sectores. En este sentido, Peirano explicó la situación del sector privado en cuanto a esfuerzos de innovación hoy en día: “En la Argentina, hubo durante los últimos 20 años en promedio unas 600.000 empresas. De ellas, 6000 hacen innovación, 600 hacen algo de investigación y 60 explican el 80% de la I+D en el sector privado. En este escenario tan estrecho, las posibilidades de que un investigador pueda llevar adelante su proyecto en el ámbito empresarial son muy reducidas”, dijo Peirano.

Y concluyó: “Tenemos que empezar a buscar un camino que redefina el concepto de EBT, en el que los investigadores sean parte de ellas. El concepto de emprendimiento no nos alcanza. Empresas como Chemtest y Neokit tienen diez años de historia. Hay que tener más empresas de este tipo y también debemos resolver temas como el de la propiedad intelectual o qué hacer en caso de que una empresa de estas características sea adquirida por una firma extranjera o por un fondo de inversión. Deben ser un medio para el desarrollo, para tener soberanía sanitaria y para una matriz productiva más diversificada”.

Taller de Moodle para estudiantes y docentes de nivel medio

El Programa de Educación en Ciencia y Tecnología de Extensión UNC organiza el taller práctico virtual sobre “Moodle” dirigido principalmente a estudiantes y docentes del nivel medio pero también al público en general interesado en aprender sobre esta plataforma virtual que ha comenzado a utilizarse mucho en esta época de cuarentena ya que se caracteriza por su enfoque pedagógico. El taller permitirá introducirse a las características generales de la plataforma Moodle, focalizan en la enseñanza virtual en su versión libre y gratuita.

El taller se realizará el viernes 19 de junio a las 18:00 por el canal de youtube de Extensión UNC: www.youtube.com/SEUUNC

Quienes deseen recibir el certificado de asistencia deben completar el siguiente formulario

+info: educacionencyt@extension.unc.edu.ar

Acerca del taller

Son diversas las herramientas que permiten integrar las TIC (tecnologías de la información y comunicación) en los distintos procesos de aprendizaje en el ámbito de las instituciones escolares.
El uso de las plataformas virtuales en el sistema educativo para uso pedagógico como de gestión, han ido aumentando a lo largo de los años. Esto ha tomado mayor preponderancia en la actualidad, por lo que la comunidad educativa en su conjunto se encuentra en el proceso de virtualización de contenidos.
La plataforma virtual Moodle es una de ellas, y se caracteriza por un enfoque pedagógico en el proceso educativo, considerándose la gestión de contenidos, la comunicación y la evaluación. Entre sus características se observan la administración de usuarios y cursos como también la disponibilidad de diferentes módulos.

Docentes obligados a adaptarse a la Educación Online en Cuarentena

El uso de aulas virtuales se convirtió en el recurso para reemplazar clases presenciales durante el aislamiento social preventivo. Sin embargo, su implementación deja al descubierto dificultades y desafíos. ¿Están dadas las condiciones para este cambio? ¿Alcanza con la tecnología disponible? ¿Cuál debería ser el rol de la universidad pública en la pandemia?

Por Vanina Lombardi
__

Agencia TSS – Theo mira la película y responde atento a las consignas de la “tarea” que le mandaron sus profesores. Tiene el entusiasmo de quien ingresa a la universidad, pero todavía no puede viajar hasta la facu, perderse en sus pasillos, detenerse a leer carteles pegados en las paredes, esperar turno para comprar apuntes y, sobre todo, encontrarse con sus compañeros, que en lo que dure el aislamiento preventivo serán como avatares de un videojuego en el que juntos salen a desafiar  inquietudes en busca del conocimiento. Cata, en cambio, extraña debatir con los del centro de estudiantes y sentarse a estudiar en grupo en el bar de la facultad. Igual, ya bajó toda la bibliografía sugerida y está leyendo desde el celular para no atrasarse, mientras su hermana, apoderada de la única computadora de la casa, se dispersa con las actividades que le dieron en el colegio. Muchos otros, como Tomás y Vilma, aún esperan que comiencen las clases para recibir las consignas a seguir.

Del otro lado de la pantalla, los creadores de esta saga educativa son docentes de distintas generaciones que, con más o menos dificultades, se enfrentan a un aula virtual para la cual muchos no fueron entrenados o no tienen los recursos necesarios para adaptar las clases a esta tecnología, que plantea situaciones muy disimiles a las del aula presencial, a veces incluso imposibles de recrear, desde ensayos en laboratorios y clases de danza hasta prácticas profesionales. Todo esto, en medio de un aislamiento social obligatorio, con estrés por la incertidumbre sobre los tiempos venideros, superposición de espacios con otros miembros de la familia y tareas de cuidados, que se acumulan durante la jornada de encierro.

“Esto no es solo la migración de los desarrollos pedagógicos en tiempos de virtualización, es  virtualización en tiempos de una pandemia y aislamiento social, en los que cambian las dinámicas del hogar, los cuidados y la atención de hijos y adultos mayores. En muchas instituciones hay un afán de avanzar como si nada ocurriera, sin la indicación de reflexionar sobre lo que está pasando”, considera Ariel Slipak, docente en materias del área de Economía en las universidades nacionales de Buenos Aires (UBA), Moreno (UNM) y General Sarmiento (UNGS), y se cuestiona acerca del rol de las universidades públicas: “¿Tienen que haber solo desarrollo de contenidos o ponerse al servicio de contribuir a brindar soluciones a la emergencia sanitaria y las problemáticas socioeconómicas que se empiezan a vivir por la desigualdad de impactos del aislamiento social?”, se pregunta el economista. Y responde: “Antes que desarrollar con normalidad una cursada de microeconomía superior, creo que es más importante destinar el tiempo de contacto para tratar de reflexionar colectivamente sobre la situación socio económica”.

Según datos del Ministerio de Educación de la Nación, en la Argentina existen 66 universidades e institutos universitarios estatales, nacionales y provinciales, que en 2018 contaron con cerca de dos millones de estudiantes y unos 200.000 docentes con cargos, cada uno con realidades particulares y disímiles. “Una gran porción de los estudiantes no cuenta con los medios necesarios para poder realizar este tipo de tareas académicas, muchos solo tienen un celular para poder seguir adelante con los estudios”, afirma el historiador Patricio Grande, docente en la Universidad Nacional de Luján (UNLu), y sostiene que mantener la continuidad pedagógica en este contexto “se hace muy difícil y prácticamente inviable, ya que entre los estudiantes hay una brecha social, económica y digital muy grande, que se va a profundizar si se sigue adelante en estas condiciones”.

Según datos del Ministerio de Educación de la Nación, en la Argentina existen 66 universidades e institutos universitarios estatales, nacionales y provinciales, que en 2018 contaron con cerca de dos millones de estudiantes y unos 200.000 docentes con cargos, cada uno con realidades particulares y disímiles.

Al respecto, Arturo Gómez Barroso, docente en la carrera de Biología Molecular en la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), coincide en que en las universidades existe una asimetría con relación al acceso y manejo de la tecnología, a la que se suman las condiciones en las que docentes y alumnos están cumpliendo el aislamiento social obligatorio, muchos con familiares a cargo, otros con inestabilidad laboral o trabajos precarizados, y con un alto nivel de incertidumbre generalizado. “En ese marco se dan las clases. Se comentaba un caso en Córdoba en que en la primera clase virtual participaron todos los alumnos y en la segunda solo la mitad, y esos casos se multiplican en todo el país”, ejemplifica Gómez Barroso. Para el docente, es importante mantener el contacto con estudiantes por “una situación de contención que tenemos que dar como sociedad, en la que la universidad puede jugar un rol no netamente académico. Como docentes, investigadores y trabajadores tenemos que desarrollar otro tipo de actividad para generar esos lazos solidarios que van más allá del dictado normal de las asignaturas”.

“El punto es ser conscientes de la contingencia actual y, más que esperar un cuatrimestre de continuidad, plantear como primera preocupación el cuidado general, y ver cuáles son las posibilidades de mantener un vínculo con los estudiantes, que va a ser diferente y va a tener mayor nivel de fragilidad”, considera el historiador Federico Cormick, docente en la Universidad Nacional de Moreno (UNM), que además se enfrenta al desafío que implica el dictado de materias de primer año en las que recibirá a estudiantes que se acercan por primera vez al ámbito universitario. “El reto es que se entusiasmen, que el aula sea un espacio de cuidado, y los mecanismos virtuales tienen algunas limitaciones para eso”, se preocupa.

Silvia Bernatené, decana de la Escuela de Humanidades de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), sostiene que desde la universidad debe haber mayores niveles de comprensión sobre la diversidad de situaciones en las que se produce el aprendizaje. “Aún en las mejores condiciones tecnológicas y materiales, hay algo de la disposición intelectual y anímica que no es fácil recomponer. Hay una disposición a trabajar con los estudiantes y comprender lo que está en juego. Sin negar las dificultades, procuramos generar un espacio para sostener el vínculo con los estudiantes a través del conocimiento y, sobre todo, desde el lugar que tiene la universidad en este momento de debilidad de los lazos sociales”.

Espacios de cuidado, producción y reproducción de la vida

El aislamiento preventivo obligatorio irrumpió en el año lectivo cuando algunas universidades estaban desarrollando los cursos de ingresos o tomando exámenes finales. Otras habían apenas comenzado o estaban por iniciar las clases y tuvieron que posponerlas por unos días para adaptar las materias al formato virtual. Mientras que las instituciones trabajan desde las áreas de programación digital para mejorar las plataformas virtuales que muchas ya tienen como complemento para las clases presenciales, los docentes se vieron en la necesidad de adaptar sus contenidos a la virtualidad, tratar de establecer contactos con sus estudiantes para conocer sus capacidades tecnológicas y aprender a utilizar herramientas virtuales, lo que implica duplicar las jornadas laborales desde el hogar e incluso disponer de recursos tecnológicos que no siempre están a su alcance o que deben compartir con otros integrantes de la familia.

“Muchos están corriendo, preocupados y angustiados, tomando clases online sobre la virtualidad y cómo generar contenidos online, pero yo iría a un paso anterior: este escenario está poniendo sobre la mesa cuestiones que tienen que ver con que el mundo no va a volver a ser el que conocíamos. Al mismo tiempo, todavía seguimos teniendo una normativa laboral que sigue pensando a los trabajos solamente en el mundo público y productivo, ¿hasta cuándo? Creo que esta es una oportunidad para pensar en nuestras propias condiciones de trabajo y no solamente en cuán creativos podemos ser o no en la virtualidad”, reflexiona Florencia Partenio, coordinadora de la carrera de Relaciones del Trabajo de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ), y considera que esto abre una instancia “formidable” para trabajar con los sindicatos.

El aislamiento preventivo obligatorio irrumpió en el año lectivo cuando algunas universidades estaban desarrollando los cursos de ingresos o tomando exámenes finales. Otras habían apenas comenzado o estaban por iniciar las clases y tuvieron que posponerlas por unos días para adaptar las materias al formato virtual.

“¿Cuán presente está la agenda de los cuidados en los sindicatos docentes y en los del resto de los sectores de la economía? ¿Cuántas de estas demandas se habían incorporado en el pliego de las negociaciones colectivas?”, cuestiona la especialista y explica que el avance de la virtualización y el teletrabajo tendrán impactos y efectos totalmente disímiles entre varones y mujeres, ya que antes de la pandemia tampoco se había resuelto un sistema integral que piense a los cuidados como un derecho y un trabajo. “Ahora, todo se acrecienta y las mujeres serán quienes tendrán mayores impactos de sobrecarga tratando de resolver la virtualización y, al mismo tiempo, llevando adelante sus responsabilidades reproductivas”, advierte Partenio.

Al respecto, Cormick, que también es Secretario General de ADUNM, asociación gremial docente de la UNM, afirma que desde el gremio comparten un espíritu general del cuidado. “Vemos con mucha preocupación que hay una naturalización de que todo se va a poder hacer por la vía virtual e hicimos un llamamiento público sobre esta preocupación, ya que empieza a haber presiones excesivas sobre los docentes, lo que supone la degradación de las condiciones de trabajo y contratación, sin tener en cuenta que los docentes, al igual que los estudiantes, somos parte de esta situación crítica y tenemos que poder sobrellevar las presiones de la pandemia”, sostiene.

Todo esto sucede casi en simultaneo con el incumplimiento de la denominada “cláusula gatillo” establecida en las negociaciones paritarias el 2019, mediante la cual se actualizarían los sueldos docentes de acuerdo con la inflación. “La educación pública viene muy golpeada. Las obras sociales han sido definanciadas, no tenemos presupuesto aprobado para esta año, estamos viviendo una situación que ya venía crítica y tenemos que estar alerta para que esa crisis no se profundice más”, se lamenta Gómez Barroso, que también es Secretario Adjunto de Asociación de Docentes Universitarios (ADU) de San Luis e integrante de la mesa ejecutiva de CONADU Histórica. “Muchas veces, las computadoras están en la universidad, no tenemos acceso a comprarlas y eso tiene que ver con un retraso salarial que venimos arrastrando. No es menor que el día que se decretó el aislamiento obligatorio también se firmó un acuerdo salarial a la baja, desconociendo la cláusula gatillo firmada el año pasado”, agrega.

Teniendo en cuenta todas estas dificultades, la Federación Nacional de CONADU Histórica (que congrega a muchos gremios de todo el país) presentó ante el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) un pedido de intervención frente a las universidades. “No es un tecnicismo considerar que estas tareas no están en el convenio colectivo de trabajo. No están porque no están pensadas, es más trabajo en un momento en el cual quienes tienen a su cargo hijos o adultos mayores tienen mayor carga en el hogar”, dice Slipak, que también es Secretario Gremial de la Asociación Gremial Docente de la Universidad de Buenos Aires (AGD-UBA). Y agrega: “Hay un afán por el incremento del tiempo de vida que los trabajadores le brindamos al empleador. Esto provoca una falta de distinción entre el tiempo laboral y el personal, de los docentes trabajando en su casa y de los teletrabajadores, que casi naturalmente terminamos trabajando feriados y fines de semana. Mi preocupación también es el día después, porque tiene que quedar claro que todas estas herramientas que se desarrollan en emergencia no puede ser pensadas para avanzar en detrimento de la presencialidad, que sigue siendo necesaria”.

Falleció Cacho Otheguy, un indispensable de la Ciencia Argentina

El fallecimiento de Héctor “Cacho” Otheguy, referente y parte del grupo fundador de INVAP, implica la partida de un luchador por una Argentina más desarrollada e igualitaria a partir de los esfuerzos en la aplicación del conocimiento científico y tecnológico. Su aporte en el crecimiento y también en las crisis que atravesó la empresa rionegrina, hoy referencia mundial en industrias como la nuclear y la aeroespacial.

Por Carlos de la Vega
__

Agencia TSS – En la madrugada del martes 31 de marzo de 2020, a los 73 años, falleció Héctor “Cacho” Otheguy, o simplemente “Cacho”, un símbolo de INVAP y sucesor del creador de la empresa, Conrado Varotto. Incansable luchador por una Argentina desarrollada, Otheguy ocupaba la presidencia del directorio de la compañía tras haber dejado la gerencia general en el año 2017. Una enfermedad cardíaca de varios años había venido minando su salud. Fue uno de los pioneros que acompañó a Varotto en la fundación de Investigaciones Aplicadas Sociedad del Estado, hoy INVAP, como una evolución del Programa de Investigaciones Aplicadas (PIA) del Instituto Balseiro, en las instalaciones de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) ubicadas a la vera de la ruta que conecta Bariloche con el exquisito Llao Llao. Corría el año 1973, aunque la empresa tendría su comienzo legal y formal recién en septiembre de 1976. INVAP tuvo un rápido crecimiento en sus primeros años como principal empresa ejecutora del Plan Nuclear Argentino.

Otheguy, físico de formación básica y con dos maestrías posteriores (en Ciencias y en Gestión), se convirtió rápidamente en la mano derecha de Varotto como subgerente general de la empresa. En 1991, cuando quien hasta entonces había dirigido la empresa dejó INVAP, Otheguy lo sucedió.

Como gerente general de INVAP a lo largo de 26 años, Otheguy vivió gran parte de las vicisitudes de la empresa, las buenas y las malas. En el año 2000, tras ganar la licitación para el diseño y la construcción en Australia del OPAL (siglas en inglés de Reactor Australiano de Agua Liviana en Pileta Abierta), un reactor para investigación y producción de radioisótopos, debió peregrinar por los medios de comunicación explicando que eran falsas las acusaciones de ciertos grupos ambientalistas argentinos con financiamiento extranjero de que ANSTO (Australia Nuclear Science and TechnologyOrganisation–Organización de Tecnología y Ciencia Nuclear de Australia), la autoridad regulatoria del Estado australiano, había otorgado el contrato a la empresa argentina a cambio de que ésta se encargara de importar al país los desechos del reactor en los años venideros.

El futuro demostraría la falsedad de esas acusaciones y la solvencia de INVAP, que se había impuesto en esa licitación a gigantes multinacionales de países desarrollados como Siemens de Alemania, Technicatome de Francia y AECL de Canadá. El lobby internacional para sacar a INVAP de la carrera por un contrato de poco más de 220 millones de dólares fue tan feroz, incluso después de que la licitación fuera ganada por ésta última, que el presidente francés Lionel Jospin sacó el tema frente al entonces presidente argentino Fernando de la Rúa, en su visita a Buenos Aires en abril de 2001.

El OPAL hoy es considerado el reactor patrón a nivel mundial en su tipo por su nivel de eficiencia y su rendimiento. Desde entonces, ANSTO ha vuelto a contratar a INVAP para varios otros trabajos ante lo satisfactorio de su desempeño.

INVAP es una empresa singular por muchos motivos. Eficiente, desarrollada e inserta en el mercado internacional está, junto con Embraer de Brasil, entre las compañías tecnológicas latinoamericanas más importantes por el grado de profundidad de los conocimientos y las capacidades que maneja. Aunque INVAP es más pequeña en término de personal y volumen de negocios que el gigante de la aviación brasileña, lo que la hace mucho más versátil y polifacética. Además, su condición de empresa estatal provincial dificulta una venta como la ocurrida con Embraer, ahora en manos de Boeing.

Otheguy, físico de formación básica y con dos maestrías posteriores (en Ciencias y en Gestión), se convirtió rápidamente en la mano derecha de Varotto como subgerente general de la empresa. En 1991, cuando quien hasta entonces había dirigido la empresa dejó INVAP, Otheguy lo sucedió.

Otro de los motivos de la singularidad de INVAP, y de su éxito, es la gestión de su personal. En INVAP el personal tiene un representante en el directorio y participación en las ganancias a través de una organización interna propia, la Asociación de Tenedores de Bonos (ATB).

Las exigencias del camino

En 1991, el presidente Carlos Menem, obedeciendo directivas de Estados Unidos, prohibió la ejecución de dos contratos que INVAP había ganado en Irán. La empresa arrastraba muchos problemas financieros por la cancelación del Programa Nuclear Argentino, primero a causa de la crisis del gobierno de Raúl Alfonsín y, posteriormente, por los recortes neoliberales de Menem, su sucesor. Los contratos con Irán eran la única posibilidad de mantener a flote la empresa y su pérdida implicó la inviabilidad de la compañía tal como venía funcionando hasta ese momento.

INVAP había llegado a 1059 empleados en 1988 y cinco años más tarde se había reducido a 323. Para salvar a la empresa y poder conservar la esperanza de que se mantuviera viva para una nueva etapa, se tomó la decisión de despedir a casi dos tercios del personal en un lustro. Alrededor de la mitad de esa gente se desvinculó entre 1990 y 1991, cuando la expectativa generada por los contratos con Irán se frustró definitivamente. La crisis de principios de la década de 1990 en la empresa fue tan profunda que Varotto decidió renunciar para evitar más disputas con la CNEA.

Otheguy sería el responsable de conducir el proceso de reestructuración para salvar a INVAP. En las desvinculaciones, que incluyeron diversas modalidades (retiro voluntario, indemnizaciones y pago de salarios durante varios meses), la prioridad fue proteger de la mejor manera posible a quienes debían irse. Otheguy habló personalmente con la mayoría de ellos, uno a uno. La asistencia a quienes debían dejar la empresa incluyó la ayuda para que pudieran poner en marcha nuevos emprendimientos, algunos de los cuales se transformaron en proveedores de INVAP. El proceso fue tan transparente, consensuado y razonable que no conllevó paros, tomas, ni las traumáticas protestas que suelen ocurrir en estos casos. En una entrevista realizada por este cronista, en 2015, a Juan Pablo Ordoñez, entonces gerente del Área Nuclear de INVAP, se ejemplificó el cuidado que se había puesto en aquél proceso de achicamiento con un dato simple y contundente: “El gerente de recursos humanos de entonces sigue siendo el mismo que el de ahora”, advirtió Ordoñez.

A Otheguy también le tocó responderle a Mauricio Macri cuando, en septiembre de 2014, antes de llegar a la Presidencia de la Nación, declaró en una reunión de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) sobre que se “hacen empresas tecnológicas que no hacen falta”, en alusión al desarrollo de los satélites geoestacionarios que llevaba adelante ARSAT con apoyo de INVAP. El gerente general de la empresa le respondió en una carta abierta, en la cual, entre otras cosas, manifestaba: “La ciencia y la tecnología son motores del desarrollo social y económico soberano de la Argentina. Curiosamente Macri, ¡el ingeniero!, parece ser el único en nuestro país que menosprecia los logros de la ciencia y la tecnología que nos han hecho avanzar en estos once años como nunca antes”.

Los momentos de gran dificultad suelen mostrar la naturaleza profunda de los hombres y mujeres que los protagonizan. La gestión de la traumática situación vivida por INVAP a principios de la década de 1990 expone la calidad humana de Otheguy y la impronta que ayudó a forjar en el grupo humano que conducía.

En declaraciones exclusivas para TSS, Hugo Albani, quien fuera el subgerente general de INVAP en tiempos de Otheguy y hoy es vicepresidente de la empresa, resumió su valoración de él de la siguiente forma: “Lo que más rescato de Cacho es su capacidad de liderazgo. Un liderazgo natural, único, en años muy difíciles de la empresa. A ese liderazgo le añadía una cuota muy grande de sentido común que hacía más evidente su lucidez, su inteligencia”.

Albani también enfatizó otro rasgo admirable de Otheguy: “Una capacidad de convocar al diálogo, de buscar consensos que hizo posible que muchas veces los proyectos complejos, llevados adelante por gente difícil, pudieran converger y cumplirse finalmente el objetivo. Ahí la mano de Cacho estuvo siempre presente, eliminando asperezas, generando buenas relaciones. Eso para la empresa fue fundamental”.

Noviembre de 2019, sede de INVAP en Bariloche. De izquierda a derecha: Vicente Campenni (gerente General de INVAP), Ricardo “Peck” Zagarzazu (vicepresidente de Desarrollo Estratégico), Hector “Cacho” Otheguy (presidente), NatasaLoizou (subsecretaria de Ciencia, Innovación y Gestión Tecnológica, Municipalidad de Tigre,Pcia. de Buenos Aires), Marcelo Basigalup (subgerente General). Fuente: Gentileza, INVAP.

Transformarse para mejorar

Desde finales de la primer década de este siglo, a INVAP le tocó enfrentar otro desafío enorme. La reactivación de la inversión en ciencia y tecnología y del Plan Nuclear Argentino durante el gobierno de Néstor Kirchner volvió a poner a la empresa estatal rionegrina en una senda de crecimiento. Éste no se dio solo por un aumento en el nivel de su actividad con nuevos contratos y proyectos, como el desarrollo y producción de radares y satélites geostacionarios para ARSAT, también implicó una diversificación inédita en cuanto a áreas de trabajo y clientes.

Mientras tanto, el tiempo pasaba y provocaba otra consecuencia inevitable: la necesidad de preparar el cambio generacional de la conducción de la empresa. Nuevamente, a Otheguy le tocó liderar ambos procesos. Cuando dejó la gerencia General, en el año 2017, tomó la posta Vicente Campenni, quien había ingresado a la empresa a finales de la década de 1980. Su llegada a la conducción de la empresa implicaba que, por primera vez, alguien que no pertenecía al grupo de los “padres fundadores” de la compañía estaría a cargo de su conducción.

“Cuando me habló de ocupar su lugar en la gerencia general, mi primera reacción fue decirle que yo no podía hacer lo que él hacía. Su respuesta inmediata fue que él estaba convencido que justamente era necesario un cambio en cómo hacer las cosas. Esto habla de una apertura de mente y una generosidad de pensamiento difícil de encontrar”, le dijo Campenni a TSS. Otro de los rasgos sobresalientes de Otheguy, según Campenni, era “entender que hay más de una manera de hacer las cosas, (de la necesidad) de dar espacio (a la gente), pero no dejarte solo y poner los objetivos primarios de INVAP por encima de los personales”.

Como gerente general de INVAP a lo largo de 26 años, Otheguy vivió gran parte de las vicisitudes de la empresa.

Una vida intensa

La capacidad resolutiva de Otheguy y la intensidad de sus días se refleja en una anécdota relatada por Albani: “Estábamos en una oportunidad con Cacho y Carlos (Montenegro, entonces gerente de Finanzas de INVAP, hoy uno de los dos subgerentes generales) tratando de que le pagaran deudas que tenían con INVAP varias instituciones de orden público, contraídas a través de contratos específicos ya cumplidos. Muchas veces pasaba que cobrar era un vía crucis, sobre todo durante el gobierno del presidente de la Rúa. Habíamos estado unas cinco horas esperando a un secretario del Ministerio de Economía y, finalmente, a través de la secretaria, nos dijo que tenía otro compromiso. Nos quedamos sin poder hacer la gestión y con un problema enorme porque había que hacer frente a nuestros compromisos. Entonces a Cacho se le ocurrió hablar con un conocido que tenía en Presidencia, a ver si encontraba alguna manera de poder acceder a los funcionarios. Y de golpe lo escuché decir a Cacho por teléfono: ‘Sí, señor Presidente, este es el problema señor presidente, muchas gracias señor presidente’. Se ve que de la Rúa estaba muy cerca de la persona con la que hablaba Cacho y había tomado el teléfono y ahí se pudo resolver el problema en un segundo”.

La última vez que me tocó estar con él fue en los días finales de noviembre de 2019. Había viajado a Bariloche para contemplar al imponente SAOCOM 1B antes de que comenzara a desmontarse para ser embalado, como acto previo a su partida a los Estados Unidos para su lanzamiento al espacio. En el comedor de empleados de INVAP, rodeado de ventanales que de un lado proyectan un parque impecable y del otro el deslumbrante Nahuel Huapi, se improvisó un almuerzo al que concurrió, además de Otheguy, Horacio Osuna, otrora histórico presidente de INVAP.

Otheguy era de contextura menuda, movimientos vivaces y un rostro que se iluminaba con facilidad con una sonrisa. En nuestro último encuentro en noviembre pasado, como era habitual, las charlas sobre los temas más serios fueron matizadas por él, con total naturalidad y pertinencia, con comentarios sagaces y graciosos. Su trayectoria vital encarnó, como en pocos casos ocurre, el ideal del forjador (o forjadora) de una Argentina del desarrollo y el bienestar, como la pensaron Jorge Sábato y Amílcar Herrera, entre otros. INVAP ha sido un semillero de este tipo de gente. Una Argentina en donde sea posible combinar el progreso económico con el bienestar de quienes viven en ella, la soberanía con la integración al mundo, la innovación constante para mejorar con la preservación de los legados valiosos. En esta senda “Cacho” tuvo una participación fundamental.

En la parte que a cada uno le toca en la construcción de una Argentina soñada, Cacho fue uno de los imprescindibles del poema de Bertolt Brecht.

Learn Spanish online

  • Learn Spanish 1 on 1
    with a professional
    tutor online.
  • Get a private online Spanish
    tutor.  Great for individuals,
    businesses, and children.
  • All tutors speak Spanish natively
  • Lessons from beginner to advanced

DHEDUCACION.COM is a well-known, cutting-edge modern online language school, which offers live Spanish lessons. It helps students from all corners of the world to attain their dream of speaking a second or third language fluently. The lessons are in operation 24 hours a day, seven days a week. Each lesson is conducted by a native Spanish teacher. Students are given inspiring learning material for both during class and their self-study, and their Spanish teacher is available to motivate students and encourage progress.

For more information: infodh@gmail.com,

Skype: desarrollo.humano.consultures

Whatsapp: 00543512076866

Telegram:  @dheducacion (DHEDUCACION.COM)

Facebook: Desarrollo Humano Consultor or DH Educación

Teletrabajo y Trabajo Remoto desde la mirada de la Psicología Laboral

Las distintas esferas del quehacer humano se han visto alteradas con la llegada de las Cuarentenas obligatorias por el Covid-19. El ámbito laboral no es la excepción con la gran cantidad de personas ue han sido enviadas a sus viviendas aseguir su rutina por teletrabajo o trabajo remoto. Es por eso que desde el Colegio de Psicólogos de Córdoba una comisión viene trabajando sobre comoasesorar en temas laborales a las distintas organizaciones y Gobiernos sobre el tema. De esa Comisión, conversamos con Estela Humeréz*, que esto nos respondía:

¿Cómo están respondiendo las organizaciones a la pandemia?

Como ocurre en cualquier situación crítica, no puede haber una respuesta homogénea al impacto producido por COVID-19. Cada empresa lo ha recibido en diferentes momentos de su trayectoria y con diferentes recursos para responder. Al mismo tiempo, nos encontramos con algunos coletazos de la primera noticia, sorpresiva y en algunos casos abrupta. Las empresas tuvieron que tomar decisiones que, yo creo en muchos casos, siguieron una inercia similar al momento previo, transferida a las modalidades del Teletrabajo o trabajo online. En algunos casos, durante la segunda semana se comenzaron a ver algunas falencias por lo cual los procedimientos tuvieron que ser revisados.
Las empresas son una caja de resonancia de la sociedad. Por esa razón ellas en sus interrelaciones, en el entramado de vínculos que experimentan sufren las complicaciones que también se experimentan de manera social.

¿Qué consultas llegan a los psicólogos laborales desde las empresas?

En principio, las consultas de las empresas u organizaciones con las que trabajo, tuvieron que ver principalmente con la necesidad de reestructuración, la revisión de los procedimientos y sus modificaciones, pero fundamentalmente en cómo se podían dar respuestas ante la urgencia y emergencia sin tener un impacto negativo sobre los trabajadores y trabajadoras, sabiendo que las medidas debían adoptarse de manera inmediata.

¿El Teletrabajo es la solución más adecuada?
La alternativa de Teletrabajo o Trabajo Remoto no fue, en primera instancia, una respuesta para cualquier empresa. En mi caso personal, trabajo con una empresa que brinda servicios educativos en modalidad remota. Por supuesto, estos colaboradores tenían muchísimo más ejercicio en la prestación del servicio de esa manera, si bien sufrieron algunas modificaciones también. En otros casos me consultaron respecto a la falta de capacitación de algunos colaboradores para realizar teletrabajo considerando prudentemente no pretender transferir inmediatamente la modalidad presencial al teletrabajo en base a la mera disposición de un equipo tecnológico.

El trabajo en los tiempos de Covid-19

¿Es lo mismo Teletrabajo que Trabajo Remoto?

Creo que es importante resaltar algunas diferencias entre teletrabajo y trabajo remoto. Si bien no son términos nuevos, se configuran en las realidades emergentes de las organizaciones y contextos laborales. La modalidad de ambos tiene que ver con un trabajo a distancia y se entiende en general que el teletrabajo está convenido entre un empleador y un trabajador, mientras que el trabajo remoto es una modalidad impuesta por la empresa. El lugar desde donde se realiza el teletrabajo puede ser cualquier espacio adecuado y convenido a tal fin, mientras que para el trabajo remoto se fija un domicilio, ya sea el del colaborador/a o el de la empresa. También hay una diferencia en relación a la propiedad de los equipos con los que se brinda el servicio. En el caso del teletrabajo son equipos del trabajador y solo en algunos casos son provistos por la empresa. En el trabajo remoto es la empresa la que provee los equipos y el servicio de conectividad.

Sebastián Bertucelli: “Confianza con ojos abiertos antes que miedo al Coronavirus”

¿En qué se modifica desde lo psicológico este nuevo formato laboral?

Todo esto se relaciona también con otro aspecto que hace a la estabilidad laboral que el tabajador necesita para ejercer su tarea: es el aspecto de la Seguridad y la Salud. En el caso del trabajo remoto ambos están a cargo de la empresa, mientras que en el teletrabajo se puede llegar a convenir. En esta emergencia los trabajadores confirmados con un diagnóstico de COVID-19 así como aquellos que se encontraban con licencias médicas se encuentran en un marco donde se le suspende la obligación de prestar sus servicios, sin afectar el pago de sus remuneraciones. Respecto a los demás trabajadores, si bien aún no tenemos evidencias sistematizadas, se percibe una sensación de amenaza de su estabilidad laboral, al bajar la producción y actividad.

Beridiana Wingerter: “si relajamos el cuerpo nos relajamos nosotros también”

¿Trae alteraciones a nivel conductual de los trabajadores?
Otro de los aspectos a tener en cuenta ante estas modificaciones en los sistemas organizacionales, es el horario laboral dentro del cual los trabajadores/as deben estar disponibles. Creo que hay que considerar este aspecto de manera particular por sus repercusiones en la vida cotidiana de los trabajadores/as y de aquellas personas con quienes conviven en esta situación de aislamiento social. El teletrabajo, en general, suele demandar un estado de comunicación o conexión permanente debido a las características de la contingencia.
En el trabajo remoto o en el trabajo online hay dos conceptos que se modifican radicalmente que son el de tiempo y espacio. Son conceptos que cambian, se relativizan y esto hace que quienes abruptamente tienen que responder con esta modalidad se vean notablemente afectados. El horario de disponibilidad laboral ya no es fijo, el espacio tampoco. Por eso, quienes tuvieron que responder abruptamente tratando de adaptar algún espacio en sus viviendas, por ejemplo, pueden haber tenido algunas dificultades con repercusiones en la calidad del servicio prestado.
Hay que tener en cuenta que todos estos cambios repercuten en la dimensión emocional del trabajador quien puede sentir que no está dando un servicio pleno, que no está satisfecho con lo que está haciendo y a quien la incertidumbre lo embarga todo el tiempo. Por eso, necesita consultar permanentemente, puede tener dificultades en su entorno en cuanto a ruidos, iluminación, y otros factores que en el lugar fijo de la empresa no representaban un problema pero que en la situación emergente debe sufrir distintas acomodaciones.

Inscriciones abiertas para curso de Formación de Mandos Medios

¿Qué modalidades se presentan en la implementación de estas nuevas modalidades?

Otro tema de esta contingencia son los trabajadores que por algún motivo se han negado a realizar su trabajo en la modalidad online o remota. Esto puede deberse a la falta de capacitación, falta de equipos o conectividad adecuada, entre otros. Muchas empresas han debido brindar licencias a estas personas, por ejemplo, para compensar la cantidad de horas a futuro, o bien, diseñar otras medidas.

¿Qué aspecos se deben cuidar desde los niveles gerenciales?

Si bien estamos en un plan de emergencia y en un periodo crítico, la comunicación en la cultura organizacional sigue siendo prioridad. La manera de comunicar, el estilo comunicacional, el contenido, los canales de comunicación, y el circuito comunicacional, son absolutamente prioritarios para lograr resultados efectivos. Se usan correos electrónicos institucionales, aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales y otros dispositivos análogos. Si bien cada empresa tiene ciertos protocolos establecidos de acuerdo a los niveles de responsabilidad, en estos días de pandemia se ha pedido, en muchos casos, un estado de conexión permanente lo cual genera stress ya que no permite desligarse de la función laboral. Existe entonces la necesidad de una capacidad de autorregulación que no es igual en todos los trabajadores. Es por ello que considero que las organizaciones deben brindar ciertos espacios de contención y acompañamiento.
Seguramente en esta cuarta semana los gerentes están revisando e implementando las maneras organizacionales más expeditivas y efectivas. Creo que ellas tienen que contemplar los niveles de ansiedad y stress de los colaboradores en relación a las demandas laborales.
Es importante que los gerentes tomen en cuenta su responsabilidad como empleadores en cuanto a la capacitación de los colaboradores, si la necesitaran, para el manejar de equipos o tecnologías para realizar su trabajo de manera remota.

Psicólogos latinoamericanos cuentan como viven la llegada de la Pandemia

¿Cómo pueden ayudar los psicólogos a las empresas?

El acompañamiento a las gerencias tiene que ver con la selección y puesta en funcionamiento de sistemas organizacionales a través de plataformas y aplicativos informáticos de tal manera que agilice la tarea para ir generando confianza en los trabajadores y habilitando mecanismos para el uso adecuado de los sistemas de trabajo remoto.
Uno de los temores de los gerentes en la modalidad remota se refiere a la confidencialidad de la información. Es por eso que se debe indicar que los trabajadores no deben subrogar sus funciones ni dar acceso a terceros respecto a la información organizacional que manejan.

¿Hay algún modelo a seguir?

Se trata de muchas dimensiones que se deben acomodar, reacomodar y cuidar en esta realidad dinámica que estamos viviendo globalmente. Por esa razón, es imposible tener recetas que sirvan para todos y para mirar a las empresas y trabajadores como sistemas homogéneos o como un universo homogéneo. Hoy más que nunca hay que respetar las particularidades y la cultura de cada empresa, así como las condiciones y los recursos personales de los trabajadores. Creo que la empatía será la condición más adecuada para que gerentes y colaboradores puedan ejercer eficientemente las tareas asignadas. También una plasticidad para abordar toda esta cotidianeidad que se ve modificada en distintos aspectos.

Carlos Mias: “El Covid-19 es un problema tanto médico como psicológico”

¿El rol del psicólogo en esta pandemia cuál es?

Por esta razón nuestro rol nos permite desde la Psicología del Trabajo y las Organizaciones, dar un aporte absolutamente necesario en cada empresa pequeña, familiar, mediana o grande para poder en equipo encontrar las mejores soluciones tratando de brindar esta perspectiva general de Salud y con un enfoque de Derechos. En estos momentos es cuando debemos trabajar juntos para sostenernos entre todos de acuerdo a las posibilidades que generan las medidas de Gobierno y desde el concepto de Salud integral que tiene que vernos como personas convivientes y en comunidad. nbsp;

 

* Biodata Estela Humérez: Maestrando en Bioética, Facultad de Ciencias Médicas, UNC – Licenciada en Psicología – Profesora de inglés – Traductora Pública. Grados obtenidos en la Universidad Nacional de Córdoba. Ex -profesora de Estudios Socioculturales y Práctica Docente en el profesorado de Inglés del Instituto Superior de Formación Docente Juan XXIII. Manager Ciclos Asistencia Psicológica, área clínica y organizacional. Asesora organizacional permanente en ES Argentina para el plan Ceibal en inglés, programa de educación remota del gobierno de la República Oriental del Uruguay. Tutora pedagógica ISP Juan XXIII. Co-coordinadora de la Comisión de Psicología Laboral y Organizacional del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba.
[16:58, 9/4/2020] Psicoeduc Estela Humerez: 1) Mis prácticas son en el ámbito organizacional (en lugar de laboral). Sobre el impacto del COVID-19 en las empresas y los trabajadores.

El trabajo en tiempos de Coronavirus

La Comisión de Psicología del Trabajo y las Organizaciones (CPSTyO) del Colegio de Psicólogos/as de la Provincia de Córdoba, ante la pandemia del COVID-19, ha resuelto implementar acciones para dar visibilidad al “trabajo solidario” que surge en estos momentos como una necesidad imperiosa. Este se realiza a través de redes de contención, esto es, ayuda a personas que viven solas, colaboraciones puntuales a adultos/as mayores o personas que no pueden interrumpir su cuarentena, así como también, en forma de aportes de artistas que brindan conciertos u obras teatrales en la cuadra o en las pantallas. Este es el caso también de la fabricación de distintos productos de urgente necesidad (alcohol en gel, barbijos, batas, etc.), en escuelas y otras comunidades, entre otras acciones realizadas. Además, como psicólogos del trabajo, es nuestra responsabilidad resaltar y promover aquellas acciones solidarias que surgen hacia el interior de los lugares de trabajo, en oficinas, comercios, industrias, servicios del ámbito público y privado, las cuales hacen posible contener a los colaboradores ante las modificaciones repentinas y de sobre exigencia.
En general este tipo de trabajo sale a luz y lo difunden los medios en momentos de catástrofes o urgencias, pero no es suficientemente visibilizado en situaciones de la vida diaria.
El “trabajo solidario” siempre está en trabajadores del estado, empresas privadas y tercer sector, aunque generalmente está asociado al “trabajo precario” que realizan voluntarios ad honorem. Sin embargo, cabe preguntarnos por qué es ignorado, o bien, no calificado como “trabajo” en las instituciones educativas, en los centros de asistencia, en la calle, en los barrios o en las organizaciones.
Reconocemos que la solidaridad, cuando es entendida como la acción social de trascendencia, se multiplica espontáneamente y es una excelente oportunidad para que profesionales, trabajadores, empresarios y organizaciones en general, reflexionemos acerca de cuál es la verdadera responsabilidad social y cómo se ejerce. La solidaridad, a través de la Responsabilidad Social Empresarial, debe ser no solo, parte de una gestión comprometida con el medio donde las organizaciones se insertan, sino también, un verdadero ejercicio de ciudadanía.
La Psicología del Trabajo en épocas de crisis
Tanto para el individuo como para las organizaciones, la situación de crisis es una oportunidad de aprendizaje que coadyuva a, no solo, interesarnos por las personas, sino también, reforzar el sentido de comunidad y, lo que es más, apelar a la empatía y entendimiento recíprocos, dando respuesta, de esta manera, a las demandas reales de las personas que más lo necesitan, en tiempo y forma, y orientadas al bienestar del conjunto.
Nos sumamos como Comisión de Psicología del Trabajo y las Organizaciones, al trabajo solidario que el momento requiere, acompañando a cada trabajador y trabajadora en su rol y función, frente a amenazas laborales concretas, demandas super exigentes, modificaciones de sistemas de trabajo, cambios de horarios y espacios, nuevas metodologías a incorporar en tiempo récord y hasta la circulación de mensajes contradictorios o con vigencia fugaz, entre otras medidas. Consideramos que estas situaciones desafían las capacidades de individuos, grupos y organizaciones y que se deben reconocer de manera excepcional, Es allí donde nuestro aporte tiene un lugar.
Consideramos que el trabajo ocupa un lugar fundamental en nuestra vida e implica una dedicación importante de nuestro tiempo y que articular esas demandas con las de la familia y el tiempo libre, todo en un mismo lugar, implica una complejidad particular. Reconocemos, además, el impacto subjetivo que implica la pérdida de la rutina laboral, cuando el trabajo es el ordenador central de la vida cotidiana. De la misma manera, sabemos de lo complejo que es disponer de un espacio para poder trabajar, cuando el lugar asignado en la estructura social es la del trabajo doméstico y no la del remunerado, como en el caso de muchas mujeres.
Ante esta situación que atraviesa el país por la pandemia, es importante considerar que a pesar de los obstáculos que se presentan en el ámbito laboral tanto para los empleados, empleadores, cuentapropistas, trabajadores informales y/o trabajadores voluntarios, debido a la incertidumbre y la falta de preparación para estas circunstancias, es necesario resaltar aquellas herramientas y conductas que nos ayudan a superar circunstancias tan complejas.
A dónde mirar para acompañar solidariamente
Por lo mencionado, creemos que es necesario valorar los aportes que nos ofrece la tecnología. A pesar de que en algunos entornos su utilización se agudizó abruptamente debido a la crisis mencionada, las herramientas tecnológicas han permitido continuar conectados virtualmente y poder efectuar el trabajo desde nuestros domicilios, sin interrupciones. Esto contribuye a la continuidad organizacional conteniendo, no sólo, la vida laboral, sino también, la vida emocional de las personas debido a que el trabajo es un lugar de encuentro con otros donde buscamos sostener importantes vínculos que, en muchos casos, le dan un particular sentido y valor al existir.
Al mismo tiempo, consideramos que esta situación se presenta como un desafío que nos permite aprender y valorar la capacidad y flexibilidad que tenemos las personas para adaptarnos ante diferentes circunstancias, afianzando el trabajo en equipo y la sincronización como piezas de un verdadero sistema.
Nuestro objetivo es difundir y promover desde nuestro espacio en el Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba, acciones de trabajo solidario e interactuar con aquellos que lo han puesto en práctica para recopilar experiencias que ayuden a otros a encontrar sus propios modos.
Invitamos a trabajadores, profesionales, responsables de organizaciones, equipos de trabajo y/o grupos asociativos, a compartir solidariamente experiencias y estrategias de superación que hayan implementado en esta contingencia para que a partir de nuestra sistematización podamos generar estrategias, herramientas y conceptualizaciones que nos permitan construir dispositivos de acción a medida de las circunstancias.
Recibiremos sus comentarios y relatos de experiencias en el siguiente mail comisionpsideltrabajo@cppc.org.ar
27 de marzo del año 2020.
Comisión de Psicología del Trabajo y las Organizaciones del Colegio de Psicólogas y Psicólogos de la provincia de Córdoba.

Inscripciones abiertas para Curso de Formación de Mandos Medios (modalidad Online y/o presencial)

Presentación

Las relaciones sociales son cada día más cambiantes y complejas, repercutiendo los cambios y la velocidad a la que estos se suceden en el interior de las organizaciones modernas, tanto públicas como privadas.

Las redes sociales y los nuevos Sistemas de Gestión del Desempeño han generado un cambio en la forma de trabajo dentro de las sociedades priorizado la ejecución de tareas por sobre los organigramas habituales, exigiendo flexibilidad en el desempeño de funciones  adquisición de competencias nuevas ante cada nuevo desafío.

Los mandos medios como polea de transmisión entre los puestos directivos y el personal de base son claves para la ejecución final de las actividades planeadas, y su falla o la falla en la transmisión de comunicación entre las partes de esta red puede ser letal a la hora de cumplimentar actividades propuestas.

Objetivos:

-Evaluar percepción de MisióN, Visión y Valores que tiene la organización de la cual los mandos medios son parte fundamental.

-Trasmitir conocimientos sobre la importancia que adquiere cada uno de ellos en su función y para el normal desempeño de la organización.

-Abordar aspectos prácticos sobre conocimientos y experiencia que traen los capacitandos.

-Adquirir competencias requeridas para un ejercicio de la función tales  como: liderazgo, trabajo en equipo, negociación, orientación a resultados, toma de decisiones, conducción de personas, buen manejo de las relaciones interpersonales, iniciativa, comunicación eficaz, capacidad de planificación y organización, desarrollo y autodesarrollo  del talento, y por último calidad y mejora continua.

-Elaborar un Diagnóstico de las dificultades encontradas y las necesidades de la organización de cara al futuro.

Contenidos:

El curso se dictará en 30 clases de cuatro horas cada una con las modalidades de Módulo y Taller, articulando en cada encuentro conceptos teóricos con actividades prácticas favorecidas y enriquecidas siempre por la experiencia y necesidades de los capacitados en su ámbito laboral.

  • Etapa diagnóstica, análisis de experiencias y casos. Evaluación de percepciones y expectativas de los capacitados respecto de la necesidad del curso y de su rol en la organización. Taller sobre percepción y conceptos de redes sociales y comunicación (y ruidos en la comunicación).
  • Percepción de clima laboral. Análisis de clima laboral en cada área que traen los capacitados y sus respectivas percepciones sobre como resolver cada tarea. Conceptos básicos de procesos, análisis de procesos. Tipos de actividades involucradas en los procesos.
  • Cambio Organizacional. Diagnostico y necesidad de Cambio Organizacional. Costo del cambio a nivel grupal e individual. Sistemas, redes e información: el Poder como meta y como herramienta.
  • El tablero de comando: generadores de ventas y utilidades. Indicadores. Todo en uno: el tablero de comando y las relaciones causa-efecto. Cómo alinear recursos y personas: los procesos de gestión. Formular expectativas para cada área clave: a dónde quiero llegar. Análisis de situación y diagnóstico: dónde y cómo estoy ahora. Mis objetivos: objetivos SMART para los generadores. Cómo los voy a lograr: acciones concretas a implementar.
  • El rol del Mando Medio. Las demandas del liderazgo de personas. Ejercicio de la autoridad.

Exigencias y expectativas de la posición. Cultura organizacional. El cambio y sus resistencias. Gerenciamiento del desempeño. Matriz de potencial. Planes de desarrollo individual y gestión de carrera.

  • Concepto y definición de proyecto. Ciclo de vida de un proyecto. Criterios de evaluación de proyectos. Definición de alcance, tiempos, recursos, costos, riesgos y calidad. Presentación de proyectos. Herramientas para su planificación y gestión. Seguimiento y control de proyectos.
  • Visión de objetivos organizacionales desde diferentes estratos. Análisis de Estructura, Cultura, Tecnología, Contexto, etc. Presentación de casos. Elaboración de un diagnóstico situacional y organizacional. Detección de ruidos en la comunicación.
  • Liderazgo de grupos. Trabajo en equipos y sus dificultades para llevar adelante la tarea. Percepciones sobre modos de ejecutar consignas. Motivación e interdependecia como forma de generar empatía y fortalecer liderazgos.
  • Conflictos: tipos de conflictos. Niveles de conflictos. Conflictos funcionales y disfuncionales.

Etapas del conflicto. Enfoques directos e indirectos para el manejo de conflictos.

Negociación: Negociación e implicaciones. Modelo de negociación. Trampas comunes de la negociación. El rol de un tercer participante en la negociación. Guía práctica para una negociación exitosa. Competencias y tácticas de los negociadores exitosos

  • Trabajo por objetivos. Sistemas de trabajo por Objetivos, Tablero de Comandos y objetivos grupales e individuales. Talleres motivacionales.
  • Sistemas de Gestión del desempeño: desde la detección de las falencias a la concreción de objetivos medibles a nivel individual, grupal y organizacional. Estructura de puestos. Análisis de competencias y funciones de cada cargo para una mejor distribución de las tareas.
  • Análisis organizacional desde una perspectiva de redes sociales. Circulación de la

Información. Información como Poder Hacer. Detección de puntos nodales en la red. Resolución de conflictos. Proposición de metas y Trabajo en equipo.

Docente a Cargo: Profesor Licenciado Lucas Martín Di Marco (ver perfil de Linkedin)

Cabe destacar que este curso ya fue brindado para distintas comunas y municipios de la Provincia de Córdoba (Argentina), con el apoyo del Gobierno provincial y las gestiones locales durante los años 2018 y 2019.

Por consultas e incripciones, escriba a infodh@gmail.com, por Whatsapp al 0054 9 3512076866 o complete el siguiente formulario: